sábado, 4 de abril de 2009

Ejidatarios de La Peñita piden parar venta de selva.La Riviera Nayarit atrae a compradores que pagan poco, y luego revenden y fraccionan.

Agustín de Castillo. PÚBLICO-MILENEO
Sábado 4 de abril de 2009

Promotores inmobiliarios, tras predios de jungla y esteros, denuncian.
Acusan al comisariado ejidal de violentar derechos en territorios
de la Riviera Nayarit

La Riviera Nayarit atrae a compradores que pagan poco, y luego revenden y fraccionan, según los ejidatarios.

Enclavada dentro del polígono del megaproyecto Riviera Nayarit, los terrenos comunes de La Peñita Jaltemba, municipio de Compostela, están a remate, denunciaron ayer ejidatarios inconformes encabezados por Flavio Gómez Covarrubias.
Los campesinos presentarán denuncia penal en contra de los integrantes del comisariado ejidal: Genaro Gómez Díaz, presidente; Gabino Rendón Vázquez, secretario; Gilberto Hernández Robles, tesorero, y el presidente del Consejo de Vigilancia, Pedro Palomino Vallín, y contra "quien resulte responsable por la venta y aparcelamiento ilegal de terrenos de uso común del ejido, ubicados en bosque o selva tropical". De acuerdo con los quejosos, la tropelía se pretende aprobar en asamblea de ejidatarios, mañana, 5 de abril de 2009.
"Los terrenos de uso común que se pretenden vender, tienen una superficie de aproximadamente 25 hectáreas y corresponden a los predios de Canalam, Majahuas y el Fraile, cercanos a las playas de Canalam, Majahuas, y a los esteros que se encuentran junto a los terrenos ejidales", explican en una carta enviada a este diario por mediación de su defensor legal, Pedro Léon Corrales, del Instituto de Derecho Ambiental (Idea).
Señalan como presuntos compradores a Juan Cristóbal Bremen Villaseñor y su apoderado Ricardo Miguel Santacruz Mahoney, quienes "se encuentran vinculados a inversionistas extranjeros, los cuales han comprado de manera ilegal cientos de hectáreas en terrenos ejidales de la costa de Nayarit y Jalisco, con el objeto de promover proyectos turísticos, sin que se acredite el origen legal del dinero invertido".
Este es un caso más para documentar la presión sobre tierras ejidales que se vive en este litoral, donde algunos terrenos contiguos a la playa se cotizan hasta en 600 mil dólares por hectárea (Público, ediciones del 27 de enero al 3 de febrero de 2008).
Los ejidatarios disidentes aseguran que los terrenos de su núcleo agrario se ofrecen "a tres millones de pesos por hectárea", es decir, unos 200 mil dólares por el terreno en breña, que después genera ganancias espectaculares, hasta diez tantos más.
"Independientemente de esta situación, los terrenos de uso común son inalienables, imprescriptibles e inembargables, de conformidad con el artículo 74 de la Ley Agraria, además de que se encuentra prohibido el aparcelamiento en terrenos de bosques o selvas, tal y como lo establece el artículo 59 de la Ley Agraria". Dicha norma establece a la letra: "será nulo de pleno derecho la asignación de parcelas en bosques o selvas tropicales".
Añaden que incluso en el caso de las parcelas, "si bien se permite la compraventa, los compradores deben ser vecinos del ejido y quienes están comprando no son avecindados", ni siquiera de núcleos agrarios colindantes.
"Es importante señalar que está vigente el amparo 1557/2008, tramitado en el juzgado Tercero de Distrito de estado de Nayarit, en el cual se concedió la suspensión para que no se aparcelaran 6,400 hectáreas de uso común, aclarando que los terrenos que se pretenden vender o aparcelar son parte de la superficie señalada", puntualizan.

No hay comentarios: