lunes, 13 de abril de 2009

RIVIERA NAYARIT: El Gobierno Estatal quiere ordenarla ecológicamente.

La Secretaria de Medio Ambiente de Nayarit (SEMANAY) presentó la propuesta para el Ordenamiento Ecológico Territorial (OET) de la Costa Sur de Nayarit.
Provocó fuerte crítica de la Sociedad Civil en Bahía de Banderas, Compostela y San Blas.

En el Plan Estatal de Desarrollo 2005 – 2011 del Estado de Nayarit se detectó como uno de los problemas más grandes, el no contar con un ordenamiento ecológico integral decretado e instrumentado. Por eso el gobierno estatal considera su elaboración como alta prioridad.

Los OET´s son instrumentos internacionalmente reconocidos para ordenar el territorio, prevenir el crecimiento desordenado a costa de la naturaleza. Si son bien hechos, son de gran beneficio para todos: para los inversionistas, porque tienen certidumbre para su inversión; protege a los particulares en sus intereses; proporciona a las autoridades herramientas de toma de decisiones para autorizar o negar un desarrollo o actividad; se protege la naturaleza y la ecología de la región.

Con un OET se quiere guiar las decisiones que tomen los municipios sobre el aprovechamiento de su territorio para las actividades productivas. La metodología que debe seguirse para elaborar un OET está bien definida en el Manual del Procedimiento de Ordenamiento Ecológico, editado por la SEMARNAT en 2006.

Como parte del proceso de su elaboración, se determinan las tendencias del crecimiento poblacional, se hacen suposiciones sobre las actividades productivas predominantes en el futuro. Para trabajar de manera enfocada, se regionaliza el territorio en Unidades de Gestión Ambiental (UGA´s) y se desarrollan lineamientos ecológicos y estrategias ecológicas para c/u de las UGA´s.

En el pasado, en los municipios que abarca la propuesta para el OET de la Costa Sur de Nayarit que presentó la SEMANAY en enero de este año, Bahía de Banderas, Compostela y San Blas, las actividades productiva dominantes eran la agrícola, forestal y ganadera, para el Municipio San Blas también la pesca. Desde hace un par de años esas actividades productivas empezaron a cambiar hacia el turismo. El Gobierno Estatal desarrolló la marca Riviera Nayarit, y ahora la política estatal que domina el desarrollo para la zona costera es el turismo.

Treinta páginas de observaciones y sugerencias
de la ALIANZA de la Costa Verde.


Magdalena Barrios, de la ALIANZA de la Costa Verde, que coordinó el trabajo colectivo de los 13 grupos ambientalistas que analizaron el documento. “Estamos desilusionados por la calidad del trabajo que presentó la SEMANAY a la consulta pública en enero de este año. Lamentablemente no detectamos el rigor metodológico en la definición de los procesos de obtención de información, análisis y generación de datos. Gran parte de los datos utilizados son obsoletos. Por ejm. para el Municipio de Bahía de Banderas se supone una población actual de 83.739 habitantes. El municipio mismo actualmente ya trabaja con una población de 133.000 habitantes, que son 37% más. El ayuntamiento calcula que para 2012 habrá 166.000 habitantes. La propuesta de SEMANAY no proporciona un dato concreto, se limita a describir diferentes escenarios dependiendo del número de habitantes considerado por cuarto hotelero.”

“Si se basa el trabajo en datos que no son concretos, los resultados no son confiables. Todas las conclusiones sobre la disponibilidad de agua y su calidad no reflejan la realidad, igual que las proyecciones sobre la generación de aguas residuales y las cantidades de residuos sólidos producidos. Adaptando estos datos a la realidad se puede ver muy claramente que la disponibilidad del agua para la región muy pronto se acerca al límite de la capacidad del acuífero de Valle de Banderas, mucho antes de lo que calcularon los autores del estudio.”

Erik E. Saracho, Director de la ALIANZA Jaguar A.C., hace la siguiente observación: “Lo grave es, que eso, a su vez, lleva a conclusiones completamente falsas sobre el potencial para el aprovechamiento turístico de gran parte de la costa y también de la Sierra de Vallejo. El OET en su presente forma da aval a los municipios para permitir todavía más desarrollos turísticos en áreas protegidas o con susceptibilidad a riesgos naturales que deben tener prioridad para conservación.”

“Pensamos que en una región en donde la política estatal de desarrollo está claramente dominada por el turismo, sería fundamental considerar al turismo y al desarrollo urbano en la evaluación de los conflictos sectoriales. La propuesta de SEMANAY no lo hace, por ende esta incompleta y no se puede usar como elemento de ordenamiento” comenta Erik Saracho.

Lamentan falta de transparencia y de datos sobre el sector pesquero.

Juan Fco. García Rodríguez, Coordinador de ALCOSTA A.C. en Nayarit y Secretario del Grupo Ecológico Manglar, A.C. de San Blas lamenta la falta de participación del sector Conservación para integrar sus objetivos e intereses: “No hubo transparencia en el proceso. No es suficiente hacer talleres sectoriales con los empresarios y ejidatarios. La Ley requiere el involucramiento de todos los sectores principales de la sociedad.”
“En el estudio también se presentan otras fallas metodológicas y deficiencias técnicas. Como observaron los investigadores universitarios del CUC/UdeG consultados por la ALIANZA, es sorprendente decir que no se cuenta con la información necesaria sobre la actividad productiva del sector pesquero, cuando se tiene en la zona (Bahía de Matanchén) una Facultad de Ingeniería Pesquera de la UAN, el ITMAR y el Centro Regional de Investigación Pesquera en la Cruz de Huanacaxtle, que han generado información durante muchos años sobre el tema. La actividad pesquera que se desarrolla en la zona es muy importante por el impacto económico y ambiental que genera. Debe invertirse más tiempo en reunir esta información y generar la que haga falta”.
Las observaciones que la ALIANZA de la Costa Verde mandó a SEMANAY en un documento de 30 páginas están basadas en el trabajo colectivo de los grupos de la Sociedad Civil Organizada en los tres municipios que abarca el proyecto.

Se integraron las opiniones de investigadores universitarios del CUC/ UdeG, en lo que se refiere al componente del análisis del medio físico, del componente socioeconómico y la forma en como se determinaron los atributos de las UGA´s. Los investigadores universitarios consultados lamentaron las fallas metodológicas del trabajo y criticaron la pobreza en generar datos nuevos, comentan que debe ser producto del trabajo de campo e interdisciplinario.

Propuesta con carácter propositivo.

Por otra parte las ONG´s de la región también señalan una serie de irregularidades respecto a la Ley, tanto en el proceso de la elaboración del proyecto, como en su contenido. Terminan sus observaciones de manera propositiva: “Hacemos todas nuestras aportaciones con un ánimo respetuoso y un carácter propositivo, aunque eso no fue siempre fácil de conservar, en vista de la calidad del proyecto. Pensamos que una consideración a fondo de nuestras observaciones/comentarios contribuiría substancialmente a lograr el fin de ordenar el territorio de acuerdo con la VISIÓN RIVIERA NAYARIT y de esta manera contribuir al bienestar de la población del área.”
_____________________________________
ALIANZA de la Costa Verde
Una red de asociaciones civiles y personas que promueve el Desarrollo Sustentable en la Bahía de Banderas y la Costa de Nayarit

1 comentario:

LovisLovis dijo...

Comment by Horst. G. Steinmeyer

RIVIERA NAYARIT: The Government´s proposal for ecological land use provokes heavy criticism from 13 environmentalist groups in Bahía de Banderas, Compostela and San Blas.

The ALIANZA de la Costa Verde coordinated analysis of the document and elaboration of more than 60 recommendations.
Territorial Ecological Planning (TEP) is an internationally accepted instrument of environmental policy for land use planning, to achieve protection and sustainable use of natural resources. This method assesses available resources and deterioration trends of geographic areas and defines their aptitude for sustainable use.
Well designed and well managed, TEP is a very useful process to integrate diverse interests of stakeholders, such as developers, farmers, industry, commerce, public authorities and environmentalists.
Not having a TEP system is considered a competitive disadvantage when trying to attract investment. Ecological planning is therefore high on the Governor´s priority list ever since he took office in 2005.
Current legal framework in Mexico gives jurisdiction for ecological planning to the individual states. However, there is a rigid procedure that has to be followed, drafted by the federal agency SEMARNAT (Ministry for Environmental Protection).
In January of 2009, the Secretary for Environmental Protection of Nayarit (SEMANAY) presented its proposal of a TEP for the three southern costal municipalities, Bahía de Banderas, Compostela and San Blas.
The TEP document is plagued by methodological deficiencies, in many cases uses obsolete data and violates several Mexican laws and international treaties that México has subscribed. Researchers from CUC/UdeG (University of Guadalajara), consulted by the ALIANZA de la Costa Verde, confirm the poor quality of the study and absence of reliable data, generated through field work.
The five year of its creation and the legally required public consultation process for the TEP lacked transparency. Neither SEMARNAT, who financed the project, nor SEMANAY seem to have exercised a minimum of quality control of the work done by consultants from UAN (Universidad Autónoma de Nayarit in Tepic).
During February and March of this year, 13 environmentally oriented NGO´s in the region, coordinated by the ALIANZA de la Costa Verde, thoroughly analysed the 222 page proposal. At the end of March, they filed a 30 page letter with more than 60 observations and recommendations. The summary of their concern is, that contrary to its supposed purpose, the flawed TEP gives ´un cheque blanco´ to municipal authorities to approve development projects in areas like the Sierra de Vallejo, the rain forest in the center of our state, a major water shed for the region.
The TEP would also allow municipal zoning for building in areas that require ecological protection (mangroves and river beds) and ignores the potential for natural disasters.
ALIANZA maintains that instead of regulating orderly growth, the proposed planning instrument actually leads to further deteroriation of the costal area of Nayarit. The way the TEP is designed, it will contribute to reduced quality of life of local residents and further devaluate property values, particularly of beach lots.
An example of this is the massive invasion of Litibú Beach over Easter holidays by hundreds of vacationers from far beyond the local area, many of them camping on the beach for more than one week. Litibú Community Association choose to mitigate the environmental impact of this human invasion, rented porta potties and handed out plastic bags for garbage collection to campers. Actually, what is happening is the direct consequence of increased ´privatization of beaches´ for tourist projects and Fonatur - and other developers in the region - blocking access roads to public beaches: Collateral damage of a governmental policy under the trademark “RIVIERA NAYARIT”. This in turn will probably trigger more fencing off of beaches. Perfect setting for a catch 22.
Interesting to note that in Nayarit the tens of thousands private owners of first and second homes don´t have anybody lobbying for their interests. Developers and big investors seem ´to write´ government policy.
PD. The very same day, the letter was delivered to the offices of SEMANAY in Tepic, ALIANZA de la Costa Verde received an e-mail from the Secretary of SEMANAY, Luis Carlos Tapia, promising close cooperation. “Los sueños nutren la esperanza”.