domingo, 6 de septiembre de 2009

“Vivir con la boca abierta". Un llamado a hablar mal de México.

Hace dos semanas, el presidente Felipe Calderón criticó a los críticos y convocó a hablar bien de México: "Hablar bien de México, de las ventajas que México tiene… es la manera de construir, precisamente, el futuro del país". Las ventajas de México quedarán claras cuando decidamos hablar bien del país, concluyó.

En el semanal Proceso No.17/13, 30 de agosto de 2009, Denise DRESSER (1) escribió un artículo para pedirnos que hagamos exactamente lo contrario a lo que el Presidente exige.
Denise Dresser nos recuerda que el estoicismo, la resignación, la complicidad, el silencio, y la impasibilidad de tantos explican por qué un país tan majestuoso como México ha sido tan mal gobernado. Es la tarea del ciudadano, como lo apuntaba Günter Grass (2), vivir con la boca abierta. Hablar bien de los ríos claros y transparentes, pero hablar mal de los políticos opacos y tramposos; hablar bien de los árboles erguidos y frondosos, pero hablar mal de las instituciones torcidas y corrompidas; hablar bien del país, pero hablar mal de quienes se lo han embolsado.

“El oficio de ser un buen ciudadano parte del compromiso de llamar a las cosas por su nombre. ……. Ante esa propensión al conformismo te invito a hablar mal de México. A formar parte de los ciudadanos que se rehúsan a aceptar la lógica compartida del "por lo menos". A los que ejercen a cabalidad el oficio de la ciudadanía crítica. A los que alzan un espejo para que un país pueda verse a sí mismo tal y como es. A los que dicen "no". A los que resisten el uso arbitrario de la autoridad. A los que asumen el reto de la inteligencia libre. A los que piensan diferente. A los que declaran que el emperador está desnudo. A los que se involucran en causas y en temas y en movimientos más grandes que sí mismos. A los que en tiempos de grandes disyuntivas éticas no permanecen neutrales. A los que se niegan a ser espectadores de la injusticia o la estupidez. A los que critican a México porque están cansados de aquello que Carlos Pellicer (3) llamó ´el esplendor ausente´. A los que cantan en la oscuridad porque es la única forma de iluminarla.” …..

El artículo se lee como la “razón de ser” para l@s periodist@s que escriben para sus periódicos y todas las personas que trabajan en organizaciones civiles, como la ALIANZA de la Costa Verde, con la “boca abierta” y que se niegan a ser espectadores de corrupción y/o incapacidad de los gobernantes.
http://www.proceso.com.mx/opinion_articulo.php?articulo=71931
__________________________________


Nota:
(1) Dr. Denise Eugenia Dresser Guerra es una reconocida académica y periodista mexicana, especialista en ciencia política. Es profesora en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) donde ha impartido cursos de política comparada, economía política y política mexicana contemporánea desde 1991.
(2) Günter Wilhelm Grass (* Ciudad libre de Dánzig, 16 de octubre de 1927 - ), es un escritor y artista casubo y alemán, galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras en 1999 y el Premio Nobel de Literatura en el mismo año. Son múltiples sus compromisos en los campos del arte, la cultura, la política y los derechos humanos. Grass tiene “una mancha negra en su camisa”. Causó decepción, su confesión según la cual en su juventud perteneció a las Waffen-SS (SS es la abreviación alemana de Schutzstaffel, lo cual significa «Guardia de Protección» o «Cuerpo de Protección»), grupo de choque nazi. Günter Grass sirvió en las Waffen-SS unos meses, cuando tenía 17 años, pero su revelación no ocurrió hasta 2008. Ante estas revelaciones, Grass ha recibido fuertes críticas.
(3) Carlos Pellicer Camára (Villahermosa, Tabasco, México; 16 de enero de 1897 - Ciudad de México; 16 de febrero de 1977). Fue un poeta mexicano, profesor y alfabetizador, político (vasconcelista), en el exilio voluntario en Europa, maestro de la escuela secundaria Nº4 en la Ciudad de México, museólogo.

No hay comentarios: