miércoles, 11 de noviembre de 2009

SOCIEDAD CIVIL EN NAYARIT EXIGE UNA “MACRO-INVERSIÓN” EN CAMBIO CULTURAL

PARA CONVERTIR UNA SOCIEDAD RURAL A UNA SOCIEDAD DE PRESTADORES DE SERVICIOS TURÍSTICOS COMPETITIVOS.

En Nayarit, desafortunadamente la lluvia de pesos y dólares de los últimos años no se ha traducido en un desarrollo económico duradero. Tampoco se ha podido lograr un desarrollo humano, cultural y social, al menos satisfactorio, en muchas de las comunidades de la costa. Como se puede ver en …

http://www.youtube.com/profile?user=jartello#p/u/8/-4Fdfxtmwso

en las comunidades de la sierra la pobreza se alivia solamente de manera temporal con programas de asistencia social que tampoco funcionan.

A pesar del Plan Estatal de Desarrollo, decálogos y declaraciones diarias sobre el futuro dorado de la Riviera Nayarit, al nivel del Gobierno no se ha podido concretar una política competitiva e equitativa.

Nayarit: modelo de un desarrollo NO-sustentable, muestra una creciente dependencia de la "mono-economía" turismo, que nos lleva a una posición insana y arriesgada, como fue evidente en los últimos meses. En el área del desarrollo turístico los conceptos estatales son obsoletos e internacionalmente no son competitivos, además de tener marcada tendencia a favorecer el desarrollo turístico inmobiliario altamente especulativo.
http://rivieranayaritnuestra.blogspot.com/2009/05/riviera-nayarit-80-de-la-inversion-en.html
El desarrollo urbano acelerado, sin control, que ha habido en Nayarit y en especial en el municipio Bahía de Banderas en los últimos años, ha resultado en ataques constantes la naturaleza: manglares, la selva en general y especialmente a la Sierra de Vallejo, que significa la pérdida de la fábrica de agua que abastece casi toda la zona costera.
Debido a la multitud de cambios de uso de suelo en la última y la presente administración municipal, hay un retroceso grave en la protección ambiental. Las administraciones municipales se hicieron cómplices de los desarrolladores que aprovecharon los cambios a la Ley de Asentamientos Humanos y Desarrollo Urbano del Estado de Nayarit de 2007. (Ley Fonatur). Eso cambios socavan la autoridad del Plan Municipal de Desarrollo Urbano, y resultaron ser ´un cheque en blanco´ para los desarrolladores.
La riqueza natural de la región, que es su principal ventaja competitiva, se está destruyendo. Es decir se está matando ´la gallina de los huevos de oro´. Playa y sol hay en muchas partes del mundo.
La promesa de los desarrolladores de ´generar empleo´ es una trampa. Para la población local la promesa no se cumple. Los trabajadores inmigrantes laboran por la mitad del sueldo de los trabajadores locales. Los lugareños, por falta de capacitación y créditos fácilmente accesibles, no pueden aprovechar las múltiples oportunidades de empleo y no pueden convertir las oportunidades de negocio en empleos de calidad.
Para que el desarrollo del estado sea sustentable no solamente se requieren más obras públicas, sino una macro inversión inteligente en desarrollo social, cultural y económico, que canaliza las inversiones en proyectos sustentables al nivel micro. Es necesario que se exija a los desarrolladores una responsabilidad social, algo que muchos no están dispuestos a cumplir, porque no corresponde a su modelo de negocio que se puede llamar ´turismo inmobiliario´ y que es altamente especulativo.
Para que el desarrollo sea sustentable se requiere una “culturización” a todos los niveles. Eso significa un cambio de paradigma a nivel de los funcionarios estatales y municipales y en grandes partes de la población. Es necesario facilitar “procesos de aprendizaje”. Tanto la culturización como el cambio de paradigma necesitan tiempo y la aplicación de herramientas antropológicas, sociológicas y de desarrollo comunitario.

No existe ninguna dependencia estatal, federal o municipal que tenga la sensibilidad, conocimiento y experiencia necesarios para conducir el cambio de paradigma necesario: de una sociedad rural a una sociedad de prestadores de servicios turísticos competitivos. El cambio también esta impedido por el alto grado de corrupción e intereses ajenos a los de la comunidad. La integración de la sociedad civil organizada es difícil, todavía se percibe como una amenaza en lugar de un recurso que se puede aprovechar. Además existe una interpretación errónea de municipio libre, basada en un mal entendimiento del Art. 115 de la Constitución.

LOS RIESGOS son grandes, para todos los involucrados.
En especial para nuestro tesoro natural, para la población local y sus futuras generaciones, pero también para los inversionistas.

No hay comentarios: