miércoles, 27 de enero de 2010

Testimonios sobre el desarrollo de Punta de Mita, que iluminan la otra cara del desarrollo turístico en nuestra región.

Punta de Mita, entre la opulencia y la marginación de su gente
Fue a partir de la década de los noventa cuando con la llegada de nuevos desarrollos, todo empezó a cambiar en el pintoresco pueblo, Punta de Mita ha sido arrasado por el desarrollo turístico. A pesar de los cambios, pudiera pensarse que las condiciones de vida han mejorado para los naturales de la región, con servicios de luz, teléfono, transporte y agua potable, escuelas, etcétera, sin embargo, las cosas no son lo que parecen, pues a decir de los pobladores, estos beneficios solamente llegan a los nuevos emigrantes con alto poder económico, mientras que el poblado sufre de la invasión de trabajadores de la construcción que se alcoholizan y que ha dado como resultado un incremento en la delincuencia y deterioro de la imagen del poblado.
Punta de Mita, Bahía de Banderas
Conformado en su mayor parte por área de formaciones rocosas de tipo volcánico, con hermosa playa de arena fina y dorada, agua cálida transparente, que permite penetrar en el maravilloso mundo submarino de los arrecifes coralinos y observar la fauna marina compuesta por tortugas, langostas, pez vela, marlín dorado y otras especies, durante mucho tiempo fue un lugar ideal para practicar la pesca y el buceo.
Muy cerca de ahí se encuentran las comunidades El Anclote y Emiliano Zapata, lugares que ofrecen a sus visitantes una gran variedad de restaurantes, ubicados a lo largo de sus cristalinas aguas y cuentan con cooperativas que ofrecen servicios de embarcaciones para salir a pescar o disfrutar de un paseo de avistamiento de Ballenas o practicar algún deporte acuático.
Durante muchos años, la población de Punta de Mita vivió tranquila, disfrutando de la paz que sólo se puede conseguir en esos espacios privilegiados en los que su gente disfruta de tranquilidad y calidad de vida, paraíso casi exclusivo de turistas extranjeros y mexicanos cuyo hobby deportivo es el surfing. Las largas playas de mar abierto, con grandes olas de temporada que quiebran en la distancia, invitaban a los surfers a pasar unos días, y hasta semanas, en una región de nuestro México que no hace mucho se mantenía prácticamente virgen, apartada del progreso.
A pesar del ocaso y abandono paulatino, Punta Mita siguió siendo un lugar de pescadores que se mantuvo como tal, hasta que hace poco menos de tres lustros se iniciaron los planes de explotarlo turísticamente, abriendo así una nueva página en la historia de este rincón de Nayarit.

La llegada del desarrollo.
Fue a partir de la década de los noventa cuando con la llegada de nuevos desarrollos, todo empezó a cambiar en el pintoresco pueblo, Punta de Mita ha sido arrasado por el desarrollo turístico. El crecimiento masivo de Puerto Vallarta derivó en la búsqueda de nuevos parajes que resultaran más tranquilos y menos aglomerados al visitante, y ahí los encontraron, a escasos 50 km al norte del popular puerto. Se construyó una carretera, y con ello se han fraccionado unidades habitacionales, condominios, hoteles, restaurantes de lujo, tiendas, galerías y hasta ranchos recreativos de alto nivel, dicho progreso ha provocado la llegada de más gente en busca de trabajo.
Han quedado atrás los años en que un camino de terracería llevaba a paso lento a Punta de Mita, donde había un par de restaurantes rústicos de marisco fresco a precios bajos, las playas estaban semidesiertas y sólo se veían las lanchas de los pescadores y surfers ocasionales que toreaban las olas en sus tablas, años en que había que acampar junto al mar; a falta de otra opción para pasar la noche. Son recuerdos casi perdidos de lo que a muchos les tocó vivir.

Beneficios sólo para algunos.
A pesar de los cambios, pudiera pensarse que las condiciones de vida han mejorado para los naturales de la región, con servicios de luz, teléfono, transporte y agua potable, escuelas, etcétera, sin embargo, las cosas no son lo que parecen, pues a decir de los pobladores, estos beneficios solamente llegan a los nuevos emigrantes con alto poder económico, mientras que el poblado sufre de la invasión de trabajadores de la construcción que se alcoholizan y que ha dado como resultado un incremento en la delincuencia y el tráfico de drogas, situación que ha encendido los focos rojos de la población nativa que mira con preocupación la pérdida de su seguridad y tranquilidad.
Cristina Mendoza: “Tenemos muchos intrusos aquí, desde que llegaron los intrusos, hay mucha inseguridad… en semana santa hay muchísima gente acampando... antes había otros tres accesos pero también están bloqueados por edificios que construyeron, ahora sólo queda uno y está horrible… Últimamente han limpiado creo que es por el nuevo Comité de Acción Ciudadana, promueve limpiezas, entonces los hombres muchachos y señores se reunieron para una limpieza general”.
Fernanda Olivo: “Antes toda la gente se conocía, podías dejar tu casa abierta y no pasaba nada, los niños podían jugar hasta tarde sin ninguna amenaza, hoy ya no, y menos las niñas porque luego las embarazan… ellas por tontas, aparte el pueblo se ve sucio, porque los fines de semana se la pasan ebrios, se quedan dormidos en la calle ¡uy! qué mala imagen dan, se pelean enfrente de tu casa, la policía siempre en "vigilia" pero nunca llegan cuando se les necesita, aparte los monitos de las dichosas “tientitas" les dan su paga y todo arreglado, yo creo que la ambición de las autoridades y figuras de poder ha ocasionado este descuido… Digamos que hay ventajas y desventajas como en todas las partes donde hay cambios, se acabo el pueblito tranquilo, ahora ya es parte de un desarrollo turístico para clientes potenciales, tenemos problemas con el agua potable un día si, otro no, los principales problemas para mi serian la cuestión del agua y la inseguridad, porque los monitos de Greenpeace andan apoyando con eso de la basura y reciclado, en el Centro de Salud no se si hay algún médico, la plaza la están terminando de remodelar, en el área del Anclote no hay ningún problema, pero en el pueblo es un verdadero lío, en cuanto a los accesos a la playas, prácticamente solo hay una "veredita" antes había 4 bajadas diferentes por el pueblo. Donde está el Four Seasons desde que se empezó a construir toda esa zona fueron cerrando poco a poco por la construcción de hoteles o condominios, y pues había alguien de seguridad diciéndote que era "propiedad privada.
Primitivo Barajas: “El desarrollo trae beneficios y trae perjuicios, antes vivíamos pura gente conocida, ahora ya estamos muy revueltos, ahora ya no puedes dejar nada solo, tienes que estar muy al tanto, porque si no, te dan baje con las cosas, aunado a eso la gente que llega de fuera… Lo bonito de Punta de Mita antes de la llegada de estos nuevos desarrollos, es que uno podía entrar a todas las playas, llegaba el fin de semana y llegaba toda la gente desde San José, de Valle, de San Juan, toda esa gente de los alrededores, además de Guadalajara, todos iban y venían y acampaban en las playas, era muy bonita la forma en que convivías y podías entrar a todas las playas, pero no teníamos beneficios de nada, sin embargo llegan las empresas, hacen hoteles, hacen búngalos, hacen todo, y la chamba fue buena para nosotros, pero ahora ya tenemos privado todo, ya no tenemos playas, le han quitado eso a la gente de Punta de Mita, ya no puede uno entrar a ciertas playas, casi a la mayoría de ellas, y pues son pocas las playas que tienen acceso, y si por decir así, si algunas tienen acceso, estás vigilado como si fueras delincuente, andan los señores de seguridad detrás de ti, a lo mejor tienen derecho, ellos son trabajadores y les dicen cuídame aquí, no dejes entrar, no hagas esto, no hagas lo otro, entonces en cierto modo tienen razón, pero por unos pagamos todos, justos por pecadores, eso es lo más triste que ha pasado aquí, hemos perdido ese derecho con la privatización de playas…”
Chuy Casas: “Si usted sale, todo está tapado, por el llano ya no es un llano, es una ciudad de hoteles, búngalos, villas, a lo mejor al ratito ya nos corren de aquí, están comprando todo, y aparte de eso nos restringen de muchas cosas, por ejemplo el abandono en que nos tienen siendo un pueblo turístico, el abandono en que nos tiene el municipio, porque ya ve que para otros pueblos hay beneficios de infraestructura, como San Pancho o Higuera Blanca y aquí no hay nada, a lo mejor también es cuestión de que las autoridades de aquí no solicitan, pero lo dudo, porque simplemente tenemos el problema del agua, nos cobran meses y nos dan quince días de agua, un día sí, y un día no, cuando quieren y un chorrito nomás, es raro que te puedas tú bañar con la regadera, porque no sube el agua, puedes agarrar un balde de una llave, hay ratos en que sí hay y ratos en que no, poquito a poquito empieza a llegar, es que estos condominios grandísimos, tienen enormes cisternas de 200, 300 mil litros de agua, de aquí a que se llenan esos lugares y empieza a subir, has de cuenta cuando estás llenando una laguna, hasta que se llena la laguna grande, entonces nos toca a nosotros, así estamos aquí, aquí lo que te llega principalmente es aire, y los medidores están dale y dale, si no tienes la precaución de tener cerradas tus llaves, pagas aire, metros de aire”.
Sandra López: “Las autoridades no te hacen aprecio de nada, se pasan la bolita entre ellos, a veces dicen que es falta de agua y que no hay mucho agua, que están en un proyecto muy grande para traer agua del río, siempre hemos batallado con el agua, pero lo que no nos explicamos, es que por ejemplo hay convenios de ejido, convenios y empresas, en donde si por ejemplo una empresa tiene mucho agua, hay convenios en que se dice que tiene que darte agua para tu pueblo, sin embargo no se respetan.”
Pedro Morales: “Donde estamos viviendo es el ejido Higuera Blanca, donde sí hay es en el pueblo de Higuera Blanca que es ejido de Sayulita, ahí sí hay mucha agua, pero ahí no sé como existen esas cosas, aquí si hubiera la voluntad sí habría mucho agua, porque allá llega un tubo de 15 ó 18 pulgadas desde Bucerías y hay red para que se conecte a la tarja de nosotros para que haya en el pueblo pero no nos dan, y hay convenios en papeles donde se dice que los beneficios deben de ser también para los pueblos que están aquí, porque somos municipio, en el Corral del Risco es lo mismo, un día les dan agua y otro no, un día a ellos y otro a nosotros y si se acabas toda tu agua y si al otro día no tienes la precaución de tener cerrada tu llave, te cobran metros de aire.”
Ernestina Pérez: “El drenaje es muy viejo, desde que se hizo en los setentas de ahí en adelante no se ha hecho mucho, aquí no se ha hecho nada, simplemente un arrollo que pasa por todo el pueblo y que supuestamente lo desasolvaron y que le iban a meter tubería para sacar todo ese foco de infección, porque las aguas todo eso son alcantarillas pequeñas, y la gente somos muy cochinos aparte, la gente tira basura y cuando llueve se viene el agua y quedan charcos grandísimos y son focos de infección para que se reproduzcan los mosquitos y por más que avisas que se hace una laguna, nadie te ayuda para nada, vinieron a desasolvar desde donde inicia el pueblo hasta donde sale al mar, pero está peor ahora, se tapan las alcantarillas, o alguien echa tierra y tapan, se hace la laguna y empiezan los problemas. Se han olvidado bastante de Punta de Mita, las autoridades se han dedicado a la infraestructura para los hoteles, pero no para la gente del pueblo.”
Ángel González: “Más que nada los rateros, a mi casa hace poquito se metieron, no supimos ni por donde, a mi hijo le robaron su computadora, tenía como un mes que la compramos con sacrificio, pero se metieron, se robaron unas joyas, dinero que teníamos guardado y cuando vimos ya no estaban. Y varios así, por ejemplo en la Casa de la Mujer Campesina también estaban ahí unas señoras trabajando haciendo curiosidades y cosas así, les robaron sus cosas, hay raterillos que no hemos podido ubicar.”
Alberto Ramírez: “El juez José Manuel y varias personas andamos muy entusiasmados, le estamos echando muchas ganas molestando al señor Presidente para que nos auxilie con maquinaria, que pase y que diga que nos va a mandar albañiles para que nos arregle las calles, empedrados, todo eso, porque todo mundo paga sus impuestos y eso es lo que todos a veces le reclamamos, con tantos ingresos que hay de estos lugares.”

Publicado en VALLARTA OPINA 04/04/2009

1 comentario:

Joharichambrix dijo...

Lo peor, es que la mayoría de estos desarrollos no contemplan la necesidad de vivienda sino de especulación, son juegos de inversión. Se pudre el sistema social y con él la Naturaleza se pierde.
Javier Fabris