sábado, 22 de mayo de 2010

El triunfalismo del Gobierno Federal en turismo.

Celebraciones y galardones otorgados a FONATUR y SECTUR contrastan con malas políticas en el sector. El proyecto de desarrollo turístico de FONATUR en Litibú en Nayarit, en gran parte abandonado.

Las recientes celebraciones del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (FONATUR) por los 35 años de su existencia, el galardón que le fue otorgado por tercera vez como “Empresa Socialmente Responsable” (1) y las declaraciones del presidente Felipe Calderón elogiando los avances de la política federal en materia de turismo y celebrando la exitosa recuperación de la inversión extranjera en el sector turismo no corresponden con los rezagos y las malas políticas aplicadas por la Secretaría de Turismo (SECTUR) y el FONATUR.

Empresas en quiebra, hoteles a medias y abandonados, “inauguración” de obras con meses operando, falta de indicadores para la evaluación del desempeño, desempleo e impactos negativos al medio ambiente; abaratamiento de terrenos y construcción de carreteras sin estudio de impacto ambiental, son ejemplos de la situación real del sector turismo.

En materia de desarrollo turístico en México no hay nada que festejar. La política oficial en este ramo y su instrumentación por parte de Fonatur, no ha funcionado como debería. En su último reporte, la Auditoria Superior de la Federación (AFS) señala que la SECTUR no dispone de indicadores para evaluar las acciones realizadas para conducir la planeación turística nacional y carece de mecanismos para determinar en qué medida contribuye al crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) del país (2) ¿Cómo pueden afirmar entonces que tienen éxito?

¿Cómo puede ser que un modelo de desarrollo turístico obsoleto y no-competitivo como son los Centros (supuestamente) Integralmente Planeados (CIP) instrumentados por FONATUR siga vigente? Está documentado que los CIP no tienen nada de integral. Son ejemplos típicos de generación de ghettos, de enclaves turísticos, que no consideran la capacidad de carga del entorno local (3).

El fracaso de FONATUR en Litibú.

El proyecto de desarrollo turístico en la Riviera Nayarit conocido como Litibú, es un claro ejemplo de una mala planeación. Este proyecto de FONATUR fue centralmente diseñado e instrumentado sin consultar a nadie de la comunidad más cercana, Higuera Blanca. Después, Litibú desapareció del mapa de FONATUR y ahora se encuentra en gran parte abandonado y son las poblaciones locales las que finalmente sufren los impactos y las modificaciones ambientales y estructurales producidas durante la construcción y el abandono del proyecto.

El ejecutivo federal ha visitado este "desarrollo" dos veces en menos de un mes en un esfuerzo para su re-lanzamiento y ahora tiene de nuevo el estatus de un Polígono del Centro Integralmente Planeado con el nombre “CIP RIVIERA NAYARITA”.

¿Cómo puede Fonatur ser llamado “empresa socialmente responsable” cuando planea y opera sus proyectos de esta manera, en realidad es “socialmente irresponsable”.

Para su proyecto cerca de Higuera Blanca en el Municipio Bahía de Banderas, FONATUR malbarató una gran parte de los terrenos a empresas españolas. La compañía MARTINSA-FADESA que compró 5 lotes, está en quiebra. La compañía IBEROSTAR, también de capital español, despidió a finales del año 2008 a sus trabajadores y desde entonces dejó la ruina de un complejo de hoteles y condominios que había empezado a construir. Esta obra a medias, junto con la construcción abandonada de Haixa, contribuyen al deterioro de la imagen de la región de Punta Mita y a la destrucción de valor de hoteles de alto prestigio, Four Seasons y St. Regis, que se encuentran apenas a dos kilómetros de las ruinas en este polígono del CIP de Fonatur (4),

Para los miembros de la comunidad de Higuera Blanca y de otros poblados aledaños, todas las cifras sobre la generación el empleo directo e indirecto y los dólares de la inversión que supuestamente iban a traer los inversionistas y turistas son pura ficción. En los pueblos los restaurantes y cuartos para alquilar siguen vacíos. De acuerdo a los dueños de una ferretería local, en los 5 años desde su llegada a Litibú, el derrame económico proveniente de Fonatur es despreciable. Por lo contrario, los contratistas de Fonatur se dieron a la fuga con una cuenta abierta de $ 300,000 M. N., lo cual casi les llevó a la quiebra.

Para los albañiles de la localidad las promesas de empleo son una trampa. Cuando el ex presidente Vicente Fox inauguró el CIP Litibú en 2005, prometió trabajo para todos. La realidad fue otra: las constructoras trajeron su mano de obra barata de otros estados. Esta gente trabaja por mucho menos de lo que es la tarifa local. Para la mayoría de estos trabajadores migrantes se “construyó” un campamiento a la entrada del pueblo, a menos de 500 metros del proyecto de FONATUR. Allí vivieron los trabajadores en condiciones infrahumanas. Ahora ellos se fueron, porque no hay trabajo.

Los jóvenes de Higuera Blanca todavía están en espera de la Escuela de Turismo, que prometió el entonces Director General de FONATUR, John McCarthy y su Director Regional, Sergio Tabansky, en 2005.

La Historia se repite.

La historia amenaza con repetirse con otro polígono del CIP Riviera Nayarita de Fonatur en el poblado El Capomo, municipio Compostela y con los nuevos CIP Escuinapa en Sinaloa y La Pesca, en Taumalipas, que usan el mismo modelo obsoleto que crea centros de turismo de masas.

Los CIP son modelos obsoletos de la política del desarrollo turístico de los años setenta. Tarde o temprano estos centros se degradan, atrayendo turismo barato que deja más basura que dinero. Si seguimos así, el país perderá todavía más competitividad en el mercado internacional de turismo que requiere una oferta actualizada y diferenciada. La irracionalidad de este modelo con su lamentable destrucción de grandes áreas de nuestra naturaleza para construir CIPs y la consecuente desintegración del tejido social en muchas comunidades lo hace todavía más absurdo.

Se requiere un cambio drástico y rápido en la política del desarrollo turístico en México hacia más sustentabilidad, donde el desarrollo sea el medio para lograr el bienestar de la población local así como la satisfacción de los visitantes.
_______________________________

NOTAS:


(1) Reconocimiento otorgado por el Centro Mexicano para la Filantropía (Cemefi)y la Alianza por la Responsabilidad Social Empresarial de México (Aliarse)

http://www.Fonatur.gob.mx/es/comun_prensa/formato_boletin_c.asp?cve_sec=221

Sorpresiva visita de Calderón a Nayarit. Inauguró obras para hoteleros: http://www.antoniotello.com.mx/noticias/108-politica/563-sorpresiva-visita-de-calderon-a-nayarit-inauguro-obras-para-hoteleros

http://www.presidencia.gob.mx/prensa/?contenido=53893

(2) Informe del Resultado de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2008.
Auditoría Superior de la Federación.

(3) Ulises Castro Álvarez en TURyDES, Vol 1, Nº 1 (octubre 2007): “EL TURISMO COMO POLÍTICA CENTRAL DE DESARROLLO Y SUS REPERCUSIONES EN EL ÁMBITO LOCAL: ALGUNAS CONSIDERACIONES REFERENTES AL DESARROLLO DE ENCLAVES TURÍSTICOS EN MÉXICO”: http://www.eumed.net/rev/turydes/01/uca.htm

(4) Detalles sobre la triste realidad del caso del Polígono Litibú del CIP RIVIERA NAYARITA de Fonatur http://rivieranayaritnuestra.blogspot.com/2009/03/Fonatur-en-litibu.html; http://rivieranayaritnuestra.blogspot.com/2009/03/desarrollo-no-sustentable-ni.html

1 comentario:

Cassie dijo...

Nayarit is such a beautiful place, and there is no doubt that the tourism would conspicuously grow each and every day.. That's actually good news that the government succeeded in promoting the place, and good for Mexico as well..