sábado, 27 de noviembre de 2010

LA FABRICACIÓN DE UN MÍTO por parte de FONATUR ... y la TRISTE REALIDAD:

FONATUR afirma que TODOS los servicios están garantizados para la COP-16 en Cancún, esta “en óptimas condiciones”: http://mx.news.yahoo.com/s/26112010/7/mexico-est-aacute-canc-uacute-n.html

Esperamos que “los servicios” estén garantizados para los pocos días de la COP-16. Lo que también está garantizado, es el fracaso del proyecto de desarrollo turístico NO –SUSTENTABLE en Cancún, mal administrado por FONATUR.

EL MITO: “En los lugares donde se ubican los CIP’s (Centros - supuestamente- Integralmente Planeados) de FONATUR el índice de marginación es mucho menor que en el resto del estado” dice Rosa Adriana Pérez Quesnel, al frente del Fonatur, LIDERES MEXICANOS: http://realestrategy.com/?p=6603

LA REALIDAD: poco o nulo desarrollo económico de los pobladores locales, se sobreponen los intereses económicos de desarrolladores inmobiliarios; crisis ambiental generada por el desarrollo; la sustentabilidad, como eje rector del desarrollo turístico, sólo existe en el papel, nunca fue tomada en consideración por FONATUR.

En cuanto a los componentes básicos del desarrollo sustentable (económico, social y ambiental), están completamente en desequilibrio. Se ha privilegiado el componente económico y se han perdido de vista el social y sobre todo, el ambiental.

Análisis y conclusiones del estudio: “Crisis ambiental en la costa de Quintana Roo como consecuencia de una visión limitada de lo que representa el desarrollo sustentable”: El desarrollo turístico de la Costa de Quintana Roo (que incluye Cancún), desde su creación, ha utilizado la singularidad ambiental existente como bandera de promoción turística, selva virgen, fauna exótica, arqueología del mundo maya, playas blancas con aguas cristalinas, cenotes con agua cristalina y pura, etcétera; por tanto, si los recursos naturales son el componente primordial o materia prima de atracción de turismo y detonador de proyectos como el de la costa norte de Quintana Roo, debería existir un equilibrio responsable entre su aprovechamiento y su conservación. Sería lógico que la materia prima de la cual se beneficia el turismo sea siempre de la misma calidad.

En el marco del desarrollo sustentable plasmado en los planes nacionales de desarrollo y en el de Desarrollo Turístico de la costa de Quintana Roo, este polo de desarrollo fue planeado desde su origen en 1975 y ha contado con ordenamientos ambientales como la planeación territorial en los que se han incorporado las variables ambientales. Se presentaron y evaluaron manifestaciones de impacto ambiental de todos los hoteles, se ha desarrollado en un marco legal ambiental con estructura para la gestión y evaluación ambiental; sin embargo, los resultados que hoy día nos encontramos, en cuanto a los componentes básicos del desarrollo sustentable (económico, social y ambiental), se encuentran completamente en desequilibrio; se ha privilegiado el componente económico y se ha perdido de vista lo social y, sobre todo, lo ambiental.

La pregunta obligada es, ¿qué ha pasado entonces si está escrito como intención en los planes de gobierno y existe un marco legal ambiental amplio?, lo cual intentaremos responder a continuación.

Desde el punto de vista de la planificación y el ordenamiento territorial, se presentan los siguientes problemas:

1. La sustentabilidad, como eje rector del desarrollo turístico, sólo existió en el papel, pues nunca fue tomada en consideración por el Fondo Nacional de Fomento al Turismo.

2. No ha existido una coordinación adecuada, entre los tres órdenes de gobierno, que defina las competencias y que asegure una planificación a largo plazo.

3. Se privilegió el crecimiento acelerado de la actividad económica, sacrificando el desarrollo económico y social de la región, pues si bien la existencia de la infraestructura turística genera riqueza nacional, ésta no se queda en el Estado, ni en la región y la distribución social de la misma se concentró en unas cuantas manos.

4. Prevalecieron los intereses personales o de grupos, frente de los intereses sociales.

5. No existe una vigilancia adecuada del cumplimiento señalado en los ordenamientos territoriales.

6. Su enfoque ambiental es limitativo, se perdió de vista la funcionalidad de los ecosistemas costeros.

7. No se ha realizado su pronta actualización.

En cuanto a los ordenamientos encaminados a la gestión y evaluación ambiental reglamentada en 1988 —procedimiento mediante el cual se establecen las condiciones para la realización de obras y actividades que puedan causar desequilibrio ecológico o rebasar los límites y condiciones establecidos en las disposiciones aplicables para proteger el ambiente y preservar y restaurar los ecosistemas, a fin de evitar o reducir al mínimo sus efectos negativos sobre el ambiente— se han presentado las siguientes insuficiencias:

1. La visión de escala.

2. Los impactos indirectos e inducidos generados por los proyectos turísticos.

3. Problemas en su aplicación y competencia entre los tres órdenes de gobierno.

4. No ha sido actualizada.

En cuanto a las normas ambientales, ha quedado expuesto que cumplir con las Normas Oficiales Mexicanas no significa que no se contamine o que no se generen impactos ambientales adversos significativos en el ambiente y sobre la capacidad de carga de los ecosistemas, ni que el cumplimiento de éstas conlleva a garantizar el equilibrio ecológico, ya que son generalistas y no contemplan la capacidad de carga de los ecosistemas ni la integridad funcional de los mismos, presentando además el problema escala, ya que están diseñadas con una visión de proyecto y no de región (cuerpo receptor).

Derivado de lo anterior, se concluye que el desarrollo no ha sido sustentable ni equilibrado; se ha tenido una visión limitada de lo que representa el desarrollo sustentable. Además, los intereses económicos de desarrolladores inmobiliarios se sobreponen a la fragilidad de los ecosistemas, cuando son los mismos atributos de estos ecosistemas los que son aprovechados como mercancía ecológica y deberían ser el patrimonio más cuidado. Estamos convencidos de que se debe aprender de los errores ambientales cometidos en la zona, a efecto de no seguirlos cometiendo y estimamos indispensable revisar el modelo de desarrollo turístico, económico, social y urbano implementado en el polo de desarrollo de Quintana Roo, pues a la luz de los catastróficos resultados en la distribución social del ingreso, el poco o nulo desarrollo económico de sus pobladores y de la crisis ambiental generada por el desarrollo, es necesario cambiar el modelo de manera radical. El modelo de desarrollo debe considerar e incorporar los usos y costumbres locales que han prevalecido durante décadas. Si bien es cierto que es más sencillo evaluar los indicadores de cumplimiento del desarrollo sustentable local, no se debe perder de vista que los recursos naturales de los que depende una localidad son dinámicos y trascienden los límites espaciales de la misma, por lo que la puesta en práctica y evaluación del desarrollo sustentable deben ser por lo menos regionales. No se debe subestimar que las políticas e instrumentos de conservación de los ecosistemas son valiosas; sin embargo, debemos señalar que a la luz del análisis anterior son letra muerta, carentes de utilidad, por lo que recomendamos abrir el debate de esta problemática y realizar una evaluación rigurosa que derive en la reformulación correspondiente.

Eduardo Rubio Maldonado, Manuel Murad Robles y José Vicente Rovira Sanroque, versão ISSN 0187-5795; Argumentos (Méx.), Vol. 23 no. 63, México mayo/ago. 2010; Dossier "Nosotros somos su crisis": debates sobre la crisis económica mundial.

Después del fracaso en CANCUN y últimamente en la RIVIERA NAYARIT, ahora la historia se repite con el CIP de FONATUR en Escuinapa, Sinaloa: http://rivieranayaritnuestra.blogspot.com/2010/11/despues-del-fracaso-en-la-riviera.html

"FONATUR is accountable to no-one, Manuel says: ´They can do whatever they like with the land, and nobody can control them.’ Corruption is no secret in Mexico – and especially not in the tourism industry, where big sums of foreign dollars are involved´.

CANCÚN, on the road to self-destruction. Cancún of all places… A hostage of its own, the place is trapped in the vicious circle of tourism development, which both feeds it and kills it, no regrets, by Giedre Steikunaite:

http://www.newint.org/blog/editors/2010/12/16/on-the-road-to-self-destruction/index.html

SECTUR, más de lo mismo en 2011, sin estrategias claras: http://www.elsemanario.com.mx/news/news_display.php?story_id=45760

1 comentario:

Giedre dijo...

Q triste este sistema, y todo eso "desarollo".. El dinero es el rey y el dios, y no importa nada mas, ni medio ambiente, ni los pueblos, ni nada. Tenemos q cambiarlo!