jueves, 23 de diciembre de 2010

Cambio Climático en Cancún: la celebración resignada de lo posible. Por Gerardo Honty en sinpermiso, 19 diciembre 2010.


No hay unanimidad sobre la evaluación del Acuerdo de Cancún. Y esto depende de la perspectiva de la mirada y de las expectativas previas que se tenían de este 16ª encuentro de los países signatarios de la Convención Marco en Cambio Climático. Desde una perspectiva estrictamente climática, el acuerdo es un rotundo fracaso pues no logra avanzar un ápice desde la situación previa. Desde el punto de vista de la equidad y la justicia internacional, lo aprobado en Cancún tampoco avanza nada respecto a la situación anterior.

Pero si el resultado se analiza a la luz de lo que se esperaba antes de la reunión, es positivo. Claro, las expectativas previas a Cancún eran cercanas a cero, por lo que un resultado positivo no necesariamente es para festejar. Prácticamente con mantener a los países del mundo sentados en torno a la misma mesa un año más ya podría considerarse todo un logro.

Los resultados: ¿Era posible obtener mayores resultados? NO.

Las comparaciones: ¿Cuál fue la diferencia con Copenhague? Hay bastante coincidencia en que una buena porción del resultado obtenido se debe a la forma de conducción de la COP que estuvo a cargo de la canciller mexicana Patricia Espinosa. A diferencia de lo que aconteció en Copenhague en 2009 donde la mayor responsabilidad por el fracaso le fue atribuido a la presidencia danesa. Considerando que no ha habido cambios de contexto internacional substanciales entre una y otra COP (conferencia de las partes), es bastante probable que esto sea cierto. También es probable que todos los países hayan tenido una sensación de derrumbe pos Copenhague y que se hayan avenido a flexibilizar algunas de sus posiciones para evitar una catástrofe mayor. En cualquier caso, Espinosa evitó caer en la tentación de presentar un texto que no surgiera de los ámbitos de negociación a pesar de la lentitud de los avances en los grupos. Apostó a ello y al final dio sus frutos.

La posición de Bolivia: La nota discordante la dio Bolivia, que mantuvo la posición de no acompañar un acuerdo que a su juicio no conduce a la necesaria reducción de emisiones para mantener la temperatura por debajo de un aumento de 1 a 1,5 ºC, que no asegura que existirá un segundo período de compromiso, y que en general no recoge las principales posiciones bolivianas. No sé cual será la estrategia futura de Bolivia, pero lo que dejó Cancún como enseñanza es que sostener los acuerdos de Cochabamba basándose solamente en el apoyo de la sociedad civil, sin establecer alianzas de otro tipo con otros países, lo dejará aislado dentro de la Convención. Nada de esto niega las razones que pueda contener el Acuerdo de Cochabamba. Pero en las negociaciones internacionales no alcanza con la razón para imponerse a los demás

DURBAN, el próximo destino: El camino al próximo encuentro, la COP 17, está empedrado de problemas. Aún estamos lejos de poder asegurar que vaya a haber un acuerdo más completo a finales de 2011 en Durban, y mucho menos que ese acuerdo vaya a ser efectivo para combatir el cambio climático. Esto implicaría demasiadas concesiones por parte de los países más influyentes (desarrollados y en desarrollo) y no hay condiciones para que esto vaya a ser posible.

El trabajo de los negociadores a lo largo del próximo año será encontrar los temas y enfoques que puedan sumar algún capítulo más a los pocos que se acordaron en Cancún. Será todo un éxito si lo logran antes del próximo diciembre de 2011.

_______________________________

NOTA: Gerardo Honty :Cambio Climático en Cancún: la celebración resignada de lo posible en: http://www.sinpermiso.info/textos/index.php?id=3794

Gerardo Honty es investigador en energía y cambio climático de CLAES (Centro Latino Americano de Ecología Social), y fue observador en la COP 16 en Cancún (México). Diciembre 2010. Publicado originalmente en EnergiaSur.com – el sitio web de CLAES sobre energía, cambio climático y sustentabilidad.


sinpermiso electrónico se ofrece semanalmente de forma gratuita. No recibe ningún tipo de subvención pública ni privada, y su existencia sólo es posible gracias al trabajo voluntario de sus colaboradores y a las donaciones altruistas de sus lectores. Si le ha interesado este artículo, considere la posibilidad
de contribuir al desarrollo de este proyecto político-cultural realizando una
DONACIÓN

No hay comentarios: