domingo, 6 de febrero de 2011

BBVA Research Bancomer destruye los MITOS de la administración Calderón en materia de turismo.

El mismo estudio pronostica un crecimiento económico pobre para NAYARIT en 2011. (1)

_______________________

En su análisis económico para México que publicó BBVA Research a finales de enero, el Instituto hace un resumen favorable para 2010. Dice que fue un año de elevado crecimiento, estima que el crecimiento del PIB fue de 5.3%. (1)

Para 2011 BBVA Research proyecta un crecimiento de la economía de EEUU que podría situarce en 3%. Por lo tanto representa un entorno positivo para México, aunque en términos de crecimiento México observará una tasa de 4.3% que dista de ser una desaceleración significativa con respeto al observado en 2010 de 5.3%.

BBVA Research mantiene que el sector turismo de México se encuentra ante el reto de una mayor competividad mundial y destruye varios MITOS, con los cuales opera la administración actual del país para este sector:

MITO 1: El turismo es uno de los sectores económicos que crece con mayor rapidez. LA REALIDAD: El dinamismo de la actividad turística es modesto y perdió participación en la economía. Entre 1993 y 2010, la actividad productiva total en el país creció casi un punto por arriba de la actividad turística, 2.4% y 1.6% respectivamente.Con ambas cifras de crecimiento México perdió competividad internacional (2)

MITO 2: El turismo es una actividad intensa en mano de obra. LA REALIDAD: El turismo genera marginalmente menos empleos por unidad de producto que el promedio de la economía.

MITO 3: El turismo es un importante generador de divisas. LA REALIDAD: México mundialmente (sólo) ocupa el lugar 20 en ingresos por turismo. Las divisas del país generadas por el turismo están por debajo de los ingresos generados por exportaciones petroleras, por remesas familiares o por inversión extranjera directa.

MITO 4: México es uno del los principales destinos turísticos del mundo. LA REALIDAD: En 2009, México ocupó el décimo lugar en el flujo de turistas internacionales (viajeros con pernocta) con 21.5 millones de personas, pero el 42% de estos visitantes fueron fronterizos (sólo aportaron el 6% de los ingresos totales). El flujo más relevante fue de 12.7 millones de turistas extranjeros, que son los que generan la demanda y dinamismo del sector.

TURISMO MUNDIAL: ALTAMENTENTE COMPETITIVO. Con respecto a algunos nuevos países emergentes como China y Turquía no es fácil competir y en términos de los recursos humanos, naturales y culturales disponibles, el país podría posicionarse mejor en el mercado internacional. Una de las características del turismo en el mundo es la enorme competencia entre los destinos, la incorporación de nuevos participantes, el fuerte crecimiento de algunos países emergentes, la (necesidad de la) renovación constante y sofisticación de los servicios requeridos para avanzar cuando menos a la misma velocidad de los competidores. Mundialmente México (sólo) ocupa lugar 51 en competividad, así como en habitaciones por habitante.

Es obvio, que solamente cuando se admite la realidad existente, se pueden diseñar las estrategias correspondientes que lleven al sector turismo de México a una mejor competitividad. ¿Cómo se puede reposicionar la marca México y ubicar al país entre las cinco primeras potencias turísticas del mundo con un modelo de desarrollo turístico obsoleto y no competitivo del ciglo pasado como son los Centros Integralmente Planeados (CIP) de FONATUR? (3)

“SECTUR, con una estructura diezmada podría sin problema administrar instrumentos y procedimientos de buen gobierno, que propicien condiciones de sana operación en el sector, sin tener el absurdo tamaño, presupuesto y personal que maneja la dependencia, redundante del que cobra en el servicio exterior y ProMéxico. Pensar que una funcionaria de un sistema de reservaciones tiene la preparación para administrar recursos presupuestarios y fijar política de estado, es como pensar que cualquier persona que pague impuestos puede ser Secretario de Hacienda. El paraíso de unos infierno de todos.” (4)

Pronóstico para un crecimiento económico pobre para NAYARIT en 2011. El mismo estudio prevé un crecimiento económico pobre para NAYART. En contraste con el vigoroso dinamismo económico que en 2011 experimentarán los estados de la zona norte del país, el estudio de BBVA Research dice que Nayarit se verá rezagado de la economía nacional con un pronóstico del crecimiento de su producto interno bruto (PIB) de apenas un 3.2 por ciento, 1.1% debajo de la media nacional. (5)

_____________________________________

NOTAS:

(1) BBVA Research México Situación Regional Sectorial: http://www.bbvaresearch.com/KETD/fbin/mult/1101_RegionalMexico_18_tcm346-244880.pdf?ts=622011

(2) Amargas consecuencias de “poner todos los huevos en una canasta”: http://rivieranayaritnuestra.blogspot.com/2010/10/las-amargas-consecuencias-de-poner-todo.html

(3) Sobre el limitado ´modelo de negocio´ de SECTUR y de FONATUR: http://rivieranayaritnuestra.blogspot.com/2011/01/sectur-reprobado-por-solo-cumplir-327.html

(4) Gabriel Reyes Orona: GLORIA E INFIERNO en el Diario IMPACTO: http://impacto.mx/opini%C3%B3n/nota-6302/Temple_Ciudadano

(5) Nayarit rezagado de la economía nacional en 2011, vaticina BBVA Bancomer: http://www.nayaritenlinea.mx/politica/nayarit-rezagado-de-la-economia-nacional-en-2011-vaticina-bbva-bancomer

2 comentarios:

LovisLovis dijo...

COMENTARIO de Ramiro Arredondo-Hernández/Parte I:
Luego de saludar quiero felicitarlos por tan interesante disertación sobre la realidad en que se debate la industria turística mexicana. Pero la parte que me pareció toral sobre el asunto es la que cita "...El dinamismo de la actividad turística es modesto y perdió participación en la economía. Entre 1993 y 2010, la actividad productiva total en el país creció casi un punto por arriba de la actividad turística, 2.4% y 1.6% respectivamente. Con ambas cifras de crecimiento México perdió competividad internacional..."

Y es que por más mitos publicitarios que libere el sector oficial, la realidad nos da a entender que la industria turística mexicana se encuentra en un franco proceso de involución donde desde fines de los 70 se observan varios aspectos que han debilitado lenta pero inexorablemente, al sector turístico: 1)La dependencia del bienestar financiero internacional como posibilitador turístico; 2)La competencia desleal de la industria inmobiliaria como proveedora de hospedaje de tiempo completo; y, finalmente, 3)La circunstancia de un país que se mira apestado por la inseguridad y una guerra declarada por su propio presidente...

Si hiciéramos una retrospectiva histórica tomando a Vallarta como una muestra significativa del desarrollo turístico mexicano, podríamos localizar cómo la infraestructura hotelera mutó de lo artesanal a lo corporativo a fines de la década de los 60, con la llegada de hoteles de la talla de Camino Real. El arribo de una manera diferente de hospedar al turismo originó una fiebre por instalar grandes hoteles que ocuparía los 70 y parte de los 80, no sin algunos graves baches, una vez más, provocados por un gobierno federal al que le era ajena la mecánica funcional del turismo...

Porque a mediados de los 70, la política del presidente Echeverría tendía sus aciertos al arrancar proyectos tales como un Nuevo Vallarta financiado con fondos recaudados mediante el Fideicomiso Puerto Vallarta, o el inicio de lo que entonces parecía un elefante blanco, llamado Cancún. Pero también tendría sus errores cuando la noción cuasi fascista de "un tercer mundo" llevara al locuaz presidente a enfrascarse contra la judería internacional y ésta reaccionara virulenta declarándole un embargo turístico a México...

Y aunque aquéllo paso luego que la diplomacia mexicana extendiera sus apologías, el boom turístico vallartense ocurriría en lo que se da a llamar "la época de oro" que podría localizarse entre 1979 y 1987, que es cuando se consolida otra manera de propulsar a la industria turística mediante la venta de tiempo compartido, que vendría a aprovechar las habitaciones vacantes durante las temporadas bajas...

Pero llegarían los 90 encontrando a Vallarta con una infraestructura que envejecía sin que se crearan más hoteles, tal como si de manera repentina la hotelería hubiera dejado de ser negocio, dejándole el camino libre a los desarrolladores de espacios especializados para el tiempo compartido, industria que vendría a desplazar a un segundo plano a la propia hotelería, hasta que llegara la gran debacle nacional de aquél Diciembre Negro de 1994, que pusiera de rodillas a todos los mexicanos que quedaran endeudados y a la espera de un embargo generalizado...

Y desde 1995 y mal podríamos decir que hasta el 2007, la circunstancia turística ha sobrevivido en un sube y baja circunstancial debido al debilitamiento financiero de los viejos proveedores de turismo para México, así como por una transición política que a partir del 2000 no dejara claras las reglas del juego cuando las inversiones que antes se efectuaran cimentando y levantando nuevos y más grandes hoteles, ahora inflaban de manera peligrosa una burbuja bursátil que llevara de los 3,200 hasta los casi 30,000 puntos a una actividad especulativa que lejos de ayudar a la industria turística, se convertía en otro nuevo factor de competencia ...... (sigue la parte II)

LovisLovis dijo...

COMENTARIO de Ramiro Arrendondo Hernández/Parte II:
.......... ¿Qué se puede decir de la situación turística a partir del 2008 y hasta la fecha? Que desde este año para el turismo se ha dado una suma de todos los males que pareciera no tener para cuándo parar... primero, con un 2008 caracterizado por una Crisis Hipotecaria de la cuál el entonces secretario de Hacienda calderonista, declarara que "sería una gripita para México". Fue precisamente en este lapso que el proyecto de Litibú se miró letalmente dañado cuando grandes capitales españoles tuvieran que abandonar cuando el barco (turístico) se les hundía...

De igual manera la Crisis del 2008 afectó al por parejo a todos los inversionistas lícitos que hasta entonces invertían quedando sólo activas algunas empresas cuyos recursos tuvieran un origen no explicado y que quizás obedecieran a un colosal lavado de dinero al que no le afectaba las variables financieras que dañaban al colmo de la parálisis a muchos proyectos que, pudiendo realizarse en tiempo y forma, ahora avanzarían de rodillas hasta completarse, claro, si no eran abandonados ante la imposibilidad de terminarse...

Por eso para muchos inversionistas, la entelequia de un Felipe Calderón adhiriéndose a un Obama, ambos certificando el mito de una pandemia que nunca se dio en el 2009, sería la justificante perfecta al achacarle la culpa del fracaso a la Influenza que nunca llegó, pero que a cambio fue el pretexto ideal para encubrir la derrota garrafal de una política turística maniquea y errática... porque si bien la debacle del 2008 le retiró un 32% de turismo a México, la numeralia del 2009 indica que para entonces se había perdido un 39%a del total de visitantes del 2007...

Esto obligó a que la hotelería y restorantería despidiera al 35% de trabajadores en el 2009, mismos que no serían recontratados en el 2010, año en que debido a la "guerra de Calderón" se perdiera otro 23% adicional de visitantes luego de que el contexto mediático e instantáneo de la Internet se encargara de divulgar la muerte de más de 34,000 mexicanos y uno que otro extranjero, en un conflicto violento que no da muestras de cuándo parar... calculándose una pérdida nominal de 2 de cada 10 turístas que nos visitaran en 2007...

Y aún cuando estos porcentajes pudieran ser debatibles, la realidad y no el mito, confirmarían que este proceso de involución apenas comienza y mal pudiera repetir las estadísticas aciagas de un 1976/77 cuando sólo uno de cada diez turistas, se animaran a regresar a México... Me queda claro que, como me tocó vivir el desarrollo turístico vallartense, del cuál fuí parte, sólo me queda esperar con paciencia por mejores condiciones para que el turismo prospere en sus países de origen, y que las cosas pertinentes a este país, se serenen, porque nada puede germinar ni crecer abonados por la guerra, la sangre y la violencia...
R.